Razzias





El proceso de apertura democrática estuvo marcado por una fuerte persecución al delito que supuestamente era causado por el consumo de drogas, lo que llevó a que se estigmatizara y persiguiera a poblaciones a las que se asociaba con su consumo como los jóvenes o las disidencias sexuales. 

Las razzias consistieron en procedimientos policiales en los que se detenía a los sujetos por su apariencia. Se basaban en el decreto N° 690/980, del 30 de diciembre de 1980, que facultaba a la policía a tomar las medidas que consideraran necesarias con el fin de obtener la información que precisaran para resolver delitos. 

Con estos procedimientos se buscaba mantener el disciplinamiento social impuesto en la dictadura a través del poder militar, pero trasladándolo a la fuerza policial.

A partir de 1988 varios colectivos asociados a la movida juvenil y a las disidencias sexuales comenzaron a circular información sobre este tipo de procedimientos y cómo actuar en caso de ser detenido.

Finalmente, la presión social ejercida por los sucesivos reclamos en contra de estos procedimientos y que tiene su punto culmine con la manifestación de las antorchas en el Cerro de Montevideo, en protesta por el asesinato de Guillermo Machado, logra la destitución del entonces Ministro del Interior Antonio Marchesano y que su sucesor Francisco Forteza detuviera la realización de razzias. Sin embargo, el decreto que las permitía estuvo vigente hasta 2005.  



Imágenes